Alejandro Piña

El IMPUESTO ESPECIAL SOBRE PRODUCCIÓN Y SERVICIOS (IEPS)

El Estado mexicano, como cualquiera otro en el mundo, requiere disponer de los recursos suficientes para cumplir con sus funciones básicas. El Estado, a través de este poder exclusivo que es la política tributaria, tiene la capacidad para redistribuir el ingreso y la riqueza al influir en la asignación de los recursos financieros de una economía entre los miembros que la forman, entre los grupos sociales, las generaciones, las regiones económicas y los sectores. Mediante el manejo de los impuestos, el gobierno puede favorecer el crecimiento o la estabilidad, el ahorro o el consumo, la inversión productiva o la inversión financiera, entre otras disyuntivas económicas.

En consecuencia, la política seguida en materia de impuestos evidencia las prioridades del gobierno en la conducción de la economía. Por lo tanto, la tributación no sólo es un problema económico sino también político. En efecto, el sistema tributario refleja un acuerdo entre el gobierno y los agentes económicos sobre el monto de la carga fiscal y el tipo de impuestos. El proceso de negociación involucra al Ejecutivo, al Legislativo, a los partidos políticos, a los sindicatos y a las distintas asociaciones empresariales, lo cual permite llegar a acuerdos (y desacuerdos) sobre las tasas impositivas y la incorporación de nuevos impuestos. Asimismo, es necesario insistir en que el gobierno en general y las instituciones fiscales en particular, no son neutrales y detentan tal poder que alteran el mosaico político en el cual se define la política tributaria.
Sin embargo, un sistema tributario justo y eficiente debe operar con base en la equidad y progresividad, eficiencia económica, sencillez administrativa, flexibilidad para adaptarse a un entorno cambiante y transparencia política. Asimismo, en la consecución de esos objetivos, debe considerarse, de manera fundamental e integral, el impacto en las finanzas públicas, de las empresas y de las familias.
Cuando los legisladores discuten la ley de ingresos y demás leyes tributarias no siempre advierten la incidencia fiscal, es decir, sobre quién recae en última instancia cada impuesto; su impacto en los precios; en los incentivos o desincentivos al ahorro, al consumo y la inversión; en los costos de la recaudación; y, en general, en el tipo de desarrollo económico.
Los impuestos tienen dos funciones básicas: distribuir el ingreso y mejorar la eficiencia económica. Son distributivos cuando reducen los efectos negativos que generan los mercados en la economía, y mejoran la eficiencia, cuando son correctivos de alguna falla de mercado como bienes públicos, externalidades, monopolios y problemas de información.
Los impuestos pueden afectar el ingreso, el gasto, la propiedad o las transferencias de ingresos o de capitales. Los impuestos al gasto, también denominados al consumo, tienen por objeto la afectación a las operaciones de compraventa realizadas. En estas contribuciones encontramos los impuestos especiales a la producción y a los servicios.
En materia tributaria, el marco normativo mexicano se basa en la Constitución, el Código Fiscal de la Federación, la Ley de Ingresos de la Federación y las leyes reglamentarias de los distintos impuestos.
En su artículo 73, fracción XXIX, la Constitución otorga al Congreso de la Unión la facultad para establecer diversas contribuciones, entre las que destacan, en relación con este trabajo, las especiales sobre energía eléctrica; producción y consumo de tabacos labrados; gasolina y otros productos derivados del petróleo; explotación forestal; y producción y consumo de cerveza. Se asienta, asimismo, que las entidades federativas participarán en el rendimiento de estas contribuciones especiales, en la proporción que la ley secundaria federal determine, y que las legislaturas locales fijarán el porcentaje correspondiente a los municipios, en sus ingresos por concepto del impuesto sobre energía eléctrica.

La ley reglamentaria correspondiente a esa disposición constitucional es la Ley del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) que fue publicada en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el 30 de diciembre de 1980 y sustituyó a la Ley Federal del Impuesto a la Industria de Azúcar, Alcohol, Aguardiente y Envasamiento de Bebidas Alcohólicas.
Por tanto, el objeto del ieps lo constituye aquella actividad productiva o comercial que implique una acción de compraventa de los bienes y servicios definidos en la Constitución y en la ley correspondiente.
Este impuesto tiene un carácter correctivo, debido a que grava actividades que generan efectos sociales negativos, como es el consumo de bebidas alcohólicas y el tabaco los cuales producen problemas de salud que deberán ser solventados en buena medida por el gobierno, mediante gasto público en salud, y también grava el consumo de combustibles generadores de contaminación. Es decir, el IEPS grava aquellas actividades que por sus características específicas generan un costo social o externalidades negativas, pero que son lícitas; por esta razón son acreedoras a un impuesto especial con tasas igualmente especiales que determina la ley en cuestión.

La base del IEPS es el valor o el precio realizado en la compraventa y por lo regular se considera como precio pactado, precio de mercado o de venta. La tasa del impuesto que se aplica a la base toma en cuenta la magnitud, la situación y la importancia económica de la fuente, en otras palabras, depende de qué tan básico sea o no el artículo por gravar.
Este impuesto tiene como característica general ser un impuesto indirecto, por lo que se traslada al consumidor final en el incremento de los precios, al igual que el Impuesto al Valor Agregado (IVA).
Conviene señalar que la traslación de un impuesto es el proceso por medio del cual se obliga a otra persona a pagarlo. Esto ocurre cuando el sujeto legal logra que otro pague el impuesto, por ejemplo, repercutiéndolo en los precios y, según sea el caso, influyendo en un aumento del nivel general de precios, lo que, a su vez, tenderá a reducir el ingreso disponible de las personas.
El impuesto especial sobre producción y servicios ocupa el tercer lugar, después del Impuesto Sobre la Renta (ISR) y el IVA, de acuerdo con el monto que representa de los ingresos tributarios del gobierno federal. En 1993 constituyó 12.7 por ciento de esos recursos, en 1994 17.4 y, aunque disminuyó en los años posteriores, en 1998 y 1999 representó 18.9 y 20.4 por ciento, respectivamente. En la Ley de Ingresos de la Federación para 2000 y 2001 se estimó que su participación fuera de 18.9 y 18.0 por ciento, respectivamente.1
Si bien esta participación en los ingresos tributarios ha ascendido, el comportamiento del IEPS no ha sido estable ni sostenido. En 1994 representó una tasa de crecimiento anual real de 32.9 por ciento al pasar de 19 mil 414.3 millones de pesos (constantes de 1993) a 25 mil 803.4; en 1995 y 1996 disminuyó 35.9 y 8.0 por ciento real, respectivamente; en 1997 inició su recuperación, presentando en 1998 una tasa de crecimiento anual de 46.3 por ciento real, al ascender a 28 mil millones de pesos constantes; en 1999 creció 20 por ciento anual real, recaudándose por este concepto 106 mil 703.7 millones de pesos corrientes. (Véanse cuadros 1, 2 y 3)
Cuáles fueron las razones que llevaron a este comportamiento?
El IEPS, de acuerdo con la Ley de Ingresos de la Federación, se aplica a los actos de compraventa de: a) gasolina y diesel, b) bebidas alcohólicas, c) cervezas y bebidas refrescantes, y d) tabacos labrados.
De manera agregada, bebidas alcohólicas, cervezas y bebidas refrescantes, y tabacos labrados, representaron, entre 1992 y 1996 alrededor de 30.0 por ciento del ieps, si bien en 1994 disminuyeron a 22.1 por ciento como consecuencia de un incremento anual real de 48.2 por ciento en la recaudación de gasolina y diesel. A partir de 1997 comienza a disminuir la proporción de bebidas y tabacos, siendo en ese año de 24.2 por ciento y en 1998 y 1999 de 19.6 y 18.0. en 2000 se presenta un repunte y alcanza 21.1 por ciento. En la Ley de Ingresos de la Federación para 2001 se proyecta una participación de 21.7 por ciento del IEPS.
Durante el sexenio de Ernesto Zedillo, bebidas alcohólicas se mantuvo en alrededor de 5.5 por ciento del IEPS. En los años previos a esa administración, tabacos labrados representó un porcentaje mayor al de cervezas: en 1992, 1993 y 1994, tabacos constituyó 12.8, 13.0 y 9.1 por ciento, en tanto que cervezas 9.4, 10.0 y 7.4 por ciento, respectivamente.
En 1998, 1999 y 2000 la recaudación por compraventa de cerveza supera a la de tabacos labrados. En esos años, 7.8, 7.1 y 8.0 por ciento del IEPS correspondió a cervezas, 6.5, 5.8 y 7.5 a tabacos labrados. (Véase cuadro 2)
El IEPS aplicado a gasolina y diesel, debido al impacto que provoca su traslación al consumidor final, tanto en las finanzas públicas como en el nivel general de precios, y, en consecuencia, en el ingreso disponible de personas y empresas, merece una profundización en el análisis.
Entre 1992 y 1996 este rubro representó alrededor de 70.0 por ciento del IEPS, si bien, como ya veíamos, en 1994 ascendió a 77.9 por ciento, como consecuencia de una mayor recaudación. A partir de 1997 aquella proporción se incrementó llegando a ser de 82.0 por ciento en 1999. En la Ley de Ingresos de la Federación para 2001 se proyecta una proporción de 78.3 por ciento, al ascender el monto de recaudación a 25 mil 739.9 millones de pesos constantes la mayor cifra presentada después de la de 1999, que fue de 28 mil 396.5 millones, lo que implica una continuidad en la concepción de obtener un amplio margen de recursos adicionales de la sociedad a través del consumo de energéticos básicos, pauta de las actuales autoridades hacendarias.
La tasa promedio de crecimiento anual real de los ingresos totales del gobierno federal, durante el sexenio zedillista, fue de 2.8 por ciento, en tanto que la de los ingresos tributarios fue de 1.9 por ciento. En ese periodo el ISR tuvo una tasa promedio de crecimiento anual real de 1.45 por ciento y el IVA de 5.6 por ciento. El crecimiento del IEPS en el mismo periodo fue destacado, debido básicamente a gasolina y diesel, que presentaron un crecimiento real promedio, en ese periodo, de 3.5 por ciento. La tasa de crecimiento real del IEPS, exceptuando gasolina y diesel, entre 1994 y 2000, fue de 2.5 por ciento.
Estas cifras reiteran lo arriba señalado: el objetivo del gobierno federal de sostener sus ingresos, entre otros medios, a través del creciente gravamen al consumo de gasolinas.
La Ley de Ingresos de la Federación ha establecido, en su artículo primero, inciso cuatro, parágrafo A, que la Federación percibirá ingresos por concepto de la aplicación del IEPS a la compraventa de gasolina y diesel. Sin embargo, no define criterios explícitos para su fijación o modificación, por lo que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) ha contado con la discrecionalidad para incrementarlos en cualquier momento sin la autorización del Congreso de la Unión, presentándolos como incrementos a los precios de gasolinas y diesel.
Tan no se trata de incrementos de precios, que Pemex sigue recibiendo los mismos ingresos (el "precio Pemex" se mantiene sin cambios) mientras que la SHCP acapara los ingresos adicionales derivados de ese incremento. Posteriormente, en la Cuenta Pública correspondiente, Hacienda simplemente informa al Congreso que los ingresos por IEPS fueron superiores a los esperados. () Por tal motivo hemos dicho que las gasolineras son cajas recaudadoras de impuestos.2

Adicionalmente, debe destacarse que si la Federación no recauda lo estimado en la Ley de Ingresos por concepto del IEPS a gasolina y diesel, esta disminución se compensa aumentando el derecho de extracción de petróleo que paga Pemex.
La forma en que opera el régimen fiscal de Pemex, conforme al cual la reducción de la brecha entre el costo y precio de venta al público de las gasolinas y diesel, genera una disminución de este gravamen, misma que se compensa con un aumento en el derecho de extracción de petróleo, de manera que la carga fiscal del organismo no se afecta.3
Es decir, las autoridades hacendarias tienen garantizado el monto de los ingresos proyectados para IEPS de gasolina y diesel, a través de esa compensación, pudiendo, además, elevarlo discrecionalmente en la forma ya expuesta. Sin embargo, como hemos insistido, el IEPS es un impuesto indirecto que paga el consumidor final y, si la meta proyectada de recaudación por este concepto no es alcanzada, quien pagará ese faltante será la empresa, Pemex.
Esta concepción del gobierno federal de tratar a Pemex (y a otras empresas estatales) como fuente de ingresos ha llevado a la descapitalización de la paraestatal y a que los precios de las gasolinas en México sean superiores en 30 por ciento a los vigentes en Estados Unidos,4 repercutiendo directamente en los costos de producción y distribución y, finalmente, en los precios finales al consumidor.
La política fiscal mexicana debe buscar fuentes sanas de financiamiento, es decir, que no acabe con la infraestructura básica del país ni grave en exceso al consumidor, lo cual deprime la demanda y la oferta.
En consecuencia, se presentan las siguientes propuestas que tienen por objeto incrementar los recursos que financien el desarrollo:
  • Que el Congreso de la Unión autorice en todo momento cualquier incremento en el impuesto.
  • Que exista transparencia en la aplicación del impuesto, con una clara diferenciación entre los aumentos de precios y los incrementos del impuesto.
  • Que se realicen las modificaciones necesarias a la Ley de Ingresos de la Federación y a la Ley del IEPS con objeto de que desaparezcan las compensaciones, con cargo a Pemex cuando la recaudación del IEPS baje.
  • Que un porcentaje del IEPS sea canalizado directamente a Pemex con el propósito de fomentar su recapitalización.
  • Que las tasas de IEPS aplicadas a gasolina y diesel disminuyan, a fin de que los precios de estos energéticos estén acordes con los que rigen en el mercado internacional y que no impacten de manera negativa al nivel nacional general de precios.
  • La viabilidad que presenta el IEPS para incrementar los ingresos del gobierno federal se encuentra, desde nuestro punto de vista, en un aumento de las tasas aplicadas a bebidas alcohólicas, cervezas, y tabacos labrados. Si bien esta medida llevaría a una reorientación del consumo hacia productos de menor precio y del mercado negro, la alta inelasticidad de la demanda en estos productos permitiría incrementar los recursos recaudados. (Como apoyo a esta medida sería necesario limitar y mantener vigiladas las importaciones de esos productos y evitar el contrabando y la piratería.)
El primer objetivo sería una restructuración de los montos de los conceptos que componen al IEPS. Por lo tanto, se propone que la recaudación por IEPS, aplicado a bebidas alcohólicas, cervezas y tabacos, represente nuevamente alrededor del 30.0 por ciento del IEPS agregado.

Partiendo de la proyección hecha en la Ley de Ingresos de la Federación para 2001, estaríamos hablando de incrementar la participación de cada uno de estos rubros en tres puntos porcentuales del IEPS total.
A partir de una primera revisión de la Iniciativa de modificaciones a la Ley del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios, enviada por el Ejecutivo al Congreso de la Unión, podemos señalar lo siguiente:
La iniciativa propone que las exportaciones de los bienes considerados en esta ley sean sujetas del impuesto. Adicionalmente especifica que cuando estos bienes se exporten a territorios que sean considerados como regímenes fiscales preferentes en los términos de la ley del impuesto sobre la renta, el impuesto correspondiente se calcularía como si el bien se enajenara en territorio nacional. Cuando se trate de exportaciones a países con los que tenemos firmados convenios en materia de doble tributación, la tasa a pagar sería de cero por ciento.
En principio consideramos correcto que deje de darse un trato preferente e indiscriminado a todas las exportaciones. No obstante, esta medida puede restarles competitividad en el mercado internacional, por lo que es importante realizar un estudio meticuloso del impacto que tendría la iniciativa en los bienes afectados. Asimismo, pensamos que es adecuado el trato que se propone para las exportaciones hacia países conocidos como paraísos fiscales, debido a que en esos casos no se cuenta con la información para saber si algún contribuyente nacional está evadiendo impuestos.
Con objeto de simplificar el ordenamiento de los diversos tipos de bebidas alcohólicas, el Ejecutivo propone una nueva clasificación al tiempo que nuevas tasas. Para bebidas de contenido alcohólico y cervezas con una graduación de hasta 13.5 G.L. la tasa se mantiene en 25 por ciento. Asimismo, la tasa para bebidas con una graduación de más de 13.5 y hasta 20 G.L. sigue siendo de 30 por ciento. Para el caso de bebidas con una graduación alcohólica de más de 20 G.L. la tasa, en la propuesta del Ejecutivo, disminuye de 60 a 45 por ciento y lo mismo ocurre con el alcohol y alcohol desnaturalizado. De otro lado, la iniciativa mantiene la tasa de 100 por ciento para cigarros y eleva, de 20.9 a 50 por ciento, la de cigarros populares, puros y otros tabacos.
Considerando que este gobierno ha decidido fundar su propuesta fiscal en los impuestos indirectos, resulta contradictorio que plantee disminuciones en tasas para las bebidas alcohólicas. De esto concluimos que se trata de una medida que busca beneficiar a las empresas del sector, pero sobre todo a las que concentran el mercado y el capital.
En la iniciativa de ley se mantienen el cálculo y la definición de las tasas a aplicar a gas, gasolina y diesel, lo que implica una continuidad en la concepción de obtener un amplio margen de recursos adicionales de la sociedad a través del consumo de energéticos básicos.

En la ley vigente se tipifica al faltante en inventarios como un ingreso, excepto si ese faltante es justificado como pérdida por robo o siniestro, de acuerdo con lo establecido en el Código Fiscal de la Federación. No obstante, en la iniciativa de modificaciones se propone la admisión de prueba en contrario. Esto daría paso a que se justificaran inventarios efectivamente vendidos, incluso aquéllos que no cumplan con el Código Fiscal de la Federación, fomentándose un incremento en la evasión fiscal.
Asimismo, el Ejecutivo propone que en la enajenación de los bienes el impuesto se cause en el momento en que se cobren las contraprestaciones y sobre el monto cobrado. Esto implica en el fondo que los contribuyentes paguen exclusivamente por lo que enajenan y por el monto que declaren, así como una grave complicación en el control del almacén y los montos de venta, lo que puede resultar en una disminución de la recaudación y en una flexibilización de la ley que no se justifica.

Esta propuesta impediría el control de almacén porque la idea actual de que la cuota se pague por la producción, envasamiento o importación de los productos, tiene la intención de controlar de manera administrativa los almacenes aunque con la nueva disposición sólo se controlaría la enajenación y no la producción, faltando esta cantidad para cerrar el círculo de comercialización. No obstante que la cuota por litro es más alta en alrededor de 50 por ciento, para algunos casos, prevemos una baja en la recaudación.
Asimismo, en la iniciativa se propone que las mercancías que sean introducidas ilegalmente al país pagarán el IEPS sobre importación cuando la internación sea descubierta o las mercancías embargadas. Esta disposición pudiera considerarse correcta de entrada, sin embargo, deben hacerse varias precisiones:
1. Esta modalidad en el IEPS debe aplicarse de acuerdo con lo dispuesto por la Ley Aduanera.
2. Con base en esta nueva disposición, el Estado deberá seguir la línea ascendente que se registra en el contrabando, con objeto de que sean las mafias las que paguen la contribución.
3. Debe aclararse si el pago del impuesto legalizará la mercancía y quién la conservará.

4. Si la Ley definiera que el contrabandista mantenga la mercancía en su poder y que ésta se considere legalizada una vez pagado el impuesto, no estaríamos de acuerdo porque se trataría de una apertura comercial irregular. Es así que esta propuesta deberá estudiarse a fondo y, en su caso, ir acompañada de candados muy fuertes y específicos.
En conclusión, la propuesta del Ejecutivo Federal para el impuesto especial sobre producción y servicios, si bien presenta algunos avances, resulta limitada y continúa la concepción de privilegiar a las grandes empresas productoras de bebidas alcohólicas y de seguir fundando los ingresos públicos en los recursos petroleros.
  • Asesores del Grupo Parlamentario del PRD en la Cámara de Diputados, LVIII Legislatura.
1 Secretaría de Hacienda y Crédito Público, Cuenta de la Hacienda Pública Federal, varios años, México.
2 Manzo, José Luis, "Propuestas para una reforma fiscal en las empresas estatales de energía (EEE)", en La Reforma Fiscal Hacendaria, edición de la primera conferencia del ciclo: aportes para fundamentar el análisis y las propuestas sobre presupuesto y rendición de cuentas en México, 31 de agosto de 2000.
3 SHCP, Cuenta de la Hacienda Pública Federal correspondiente al ejercicio fiscal de 1996, "Resultados Generales", México, 1998, pág. 47.
4 Ibid.
CUADRO 1
INGRESOS DEL GOBIERNO FEDERAL
RECAUDACIÓN EJERCIDA
millones de pesos












1992
1993
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
TOTAL
214.947,2
203.417,2
220.102,3
280.144,4
392.566,0
508.743,80
545.175,70
674.348,10
818.548,60
952.356,2
TRIBUTARIOS
132.031,3
152.808,4
160.317,4
170.305,7
226.006,2
312.617,1
404.225,2
521.682,4
565.422,3
665.997,9
Renta
59.272,2
70.890,2
70.503,3
73.705,4
97.162,0
135.100,7
169.476,4
216.123,4
242.537,7
283.823,4
Valor agregado
32.702,8
38.832,3
38.536,9
51.785,1
72.109,6
97.741,6
119.871,3
151.183,5
169.062,9
207.236,5
Especial sobre
18.194,1
19.414,3
27.945,1
24.710,0
29.695,2
45.351,1
76.598,3
106.703,7
107.016,4
119.999,3
Producción y Servicios










Gasolina y diesel
12.673,5
13.567,9
21.776,9
17.329,2
20.412,4
34.383,7
61.620,9
87.461,1
84.455,8
93.976,4
Bebidas alcohólicas *
1.481,2
1.353,0
1.570,1
7.380,8
9.282,8
10.967,4
4.069,6
5.453,3
6.005,0
6.572,5
Cervezas
1.713,0
1.947,9
2.069,2



5.941,3
7.607,8
8.574,3
10.844,5
Tabacos labrados
2.322,1
2.545,0
2.537,8



4.966,3
6.179,9
7.981,3
8.605,9
Comisión, otros
4,3
0,5
n.d.



0,2
1,6
n.d.
n.d.
Tenencia o uso de vehículos
2.001,6
2.554,2
3.072,9
3.079,9
4.214,2
5.743,8
6.692,9
7.726,8
8.756,9
9.082,1
Automóviles nuevos
1.099,8
1.050,7
1.084,3
668,4
10,6
849,1
2.225,8
3.412,9
3.635,1
5.027,9
Al comercio exterior
12.922,6
12.714,6
12.747,5
11.208,2
14.904,3
18.103,0
21.489,5
27.304,0
25.884,9
34.600,5
Importación
12.884,2
12.683,5
12.708,1
11.144,8
14.854,7
18.102,6
21.488,4
27.302,8
25.884,9
34.600,5
Exportación
38,4
31,1
39,4
63,4
49,6
0,4
1,1
1,2
0,0
0,0
Accesorios
2.163,2
3.644,0
3.851,1
5.133,9
7.584,1
9.205,1
7.591,9
8.956,6
8.528,4
6.228,2
Otros
504,9
454,5
179,2
14,8
326,2
522,7
279,1
271,5
n.d.
n.d.











NO TRIBUTARIOS
82.915,9
50.608,8
59.784,9
109.838,7
166.559,8
196.126,7
140.950,5
152.665,7
253.126,3
286.358,3











Derechos
38.684,5
39.413,3
35.275,3
69.709,9
113.299,0
131.589,8
105.004,8
106.373,1
163.651,3
206.037,2
Hidrocarburos
34.128,5
34.543,8
30.879,5
64.474,5
106.104,4
122.237,5
88.778,0
90.465,0
n.d.
n.d.
Otros
4.556,0
4.869,5
4.395,8
5.235,4
7.194,6
9.352,3
16.226,8
15.908,1
n.d.
n.d.
Productos
3.804,7
1.136,8
3.422,1
8.804,9
7.147,4
8.442,6
12.013,5
7.854,3
9.626,8
7.214,4
Aprovechamientos
40.426,7
10.058,7
21.087,3
31.313,1
46.107,6
56.064,8
23.913,2
38.416,0
79.838,2
73.096,7
Contribución de mejoras
n.d.
n.d.
0,2
10,8
5,8
29,5
19,0
22,3
10,0
10,0











Amabilia Terrazas Solís, asesora en política social, grupo parlamentario del PRD, Cámara de Diputados, LVIII Legislatura.
Fuente:Elaboración propia con base en SHCP, Cuenta de la Hacienda Pública Federal, varios años y SHCP, Ley de Ingresos de la Federación para los ejercicios fiscales de 2000 y 2001.
*Para 1995, 96 y 97 el IEPS se presenta agregado en bebidas alcohólicas, cervezas y tabacos labrados.
CUADRO 2
INGRESOS DEL GOBIERNO FEDERAL
RECAUDACIÓN EJERCIDA
millones de pesos de 1993












1992
1993
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
TOTAL
235.429,6
203.417,2
203.233,9
187.638,6
201.212,7
221.481,9
205.649,1
218.944,2
239.411,7
260.848,00
TRIBUTARIOS
144.612,6
152.808,4
148.030,8
114.069,5
115.841,2
136.098,0
152.480,3
169.377,4
165.376,5
182.415,2
Renta
64.920,3
70.890,2
65.100,0
49.367,3
49.801,1
58.816,2
63.929,2
70.169,9
70.938,2
77.738,5
Valor agregado
35.819,1
38.832,3
35.583,5
34.685,3
36.960,3
42.551,9
45.217,4
49.085,6
49.448,1
56.761,6
Especial sobre
19.927,8
19.414,3
25.803,4
16.550,6
15.220,5
19.743,6
28.894,1
34.644,1
31.300,5
32.867,5
Producción y Servicios










Gasolina y diesel
13.881,2
13.567,9
20.107,9
11.607,0
10.462,5
14.969,0
23.244,4
28.396,5
24.701,9
25.739,9
Bebidas alcohólicas *
1.622,3
1.353,0
1.449,8
4.943,6
4.758,0
4.774,7
1.535,1
1.770,6
1.756,4
1.800,2
Cervezas
1.876,2
1.947,9
1.910,6



2.241,2
2.470,1
2.507,8
2.970,3
Tabacos labrados
2.543,4
2.545,0
2.343,3



1.873,4
2.006,5
2.334,4
2.357,1
Comisión, otros
4,7
0,5
n.d.



0,1
0,5
n.d.
n.d.
Tenencia o uso de vehículos
2.192,3
2.554,2
2.837,4
2.062,9
2.160,0
2.500,6
2.524,7
2.508,7
2.561,2
2.487,6
Automóviles nuevos
1.204,6
1.050,7
1.001,2
447,7
5,4
369,7
839,6
1.108,1
1.063,2
1.377,1
Al comercio exterior
14.154,0
12.714,6
11.770,5
7.507,2
7.639,3
7.881,1
8.106,2
8.864,9
7.570,9
9.477,0
Importación
14.111,9
12.683,5
11.734,2
7.464,7
7.613,9
7.881,0
8.105,8
8.864,5
7.570,9
9.477,0
Exportación
42,1
31,1
36,4
42,5
25,4
0,2
0,4
0,4
0,0
0,0
Accesorios
2.369,3
3.644,0
3.556,0
3.438,6
3.887,3
4.007,4
2.863,8
2.908,0
2.494,4
1.705,9
Otros
553,0
454,5
165,5
9,9
167,2
227,6
105,3
88,1
n.d.
n.d.











NO TRIBUTARIOS
90.817,0
50.608,8
55.203,0
73.569,1
85.371,5
85.383,8
53.168,8
49.566,8
74.035,2
78.432,8











Derechos
42.370,8
39.413,3
32.571,8
46.691,2
58.072,3
57.287,7
39.609,5
34.536,7
47.865,3
56.433,1
Hidrocarburos
37.380,6
34.543,8
28.512,9
43.184,5
54.384,6
53.216,2
33.488,5
29.371,8


Otros
4.990,1
4.869,5
4.058,9
3.506,6
3.687,6
4.071,5
6.121,0
5.165,0


Productos
4.167,3
1.136,8
3.159,8
5.897,5
3.663,5
3.675,5
4.531,7
2.550,1
2.815,7
1.976,0
Aprovechamientos
44.279,0
10.058,7
19.471,2
20.973,3
23.632,8
24.407,8
9.020,4
12.472,7
23.351,3
20.021,0
Contribución de mejoras
n.d.
n.d.
0,2
7,2
3,0
12,8
7,2
7,2
2,9
2,7











Amabilia Terrazas Solís, asesora en política social, grupo parlamentario del PRD, Cámara de Diputados, LVIII Legislatura.
Fuente: Elaboración propia con base en SHCP, Cuenta de la Hacienda Pública Federal, varios años. Para 2000 y 2001 la Ley de Ingresos de la Federación correspondiente.
*Para 1995, 96 y 97 el IEPS se presenta agregado en bebidas alcohólicas, cervezas y tabacos labrados.
CUADRO 3
INGRESOS DEL GOBIERNO FEDERAL
RECAUDACIÓN EJERCIDA
tasas de crecimiento anual real













1993
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
TOTAL

-13,6
-0,1
-7,7
7,2
10,1
-7,2
6,5
9,3
8,9
TRIBUTARIOS

5,7
-3,1
-22,9
1,6
17,5
12,0
11,1
-2,4
10,3
Renta

9,2
-8,2
-24,2
0,9
18,1
8,7
9,8
1,1
9,6
Valor agregado

8,4
-8,4
-2,5
6,6
15,1
6,3
8,6
0,7
14,8
Especial sobre

-2,6
32,9
-35,9
-8,0
29,7
46,3
19,9
-9,6
5,0
Gasolina y diesel

-2,3
48,2
-42,3
-9,9
43,1
55,3
22,2
-13,0
4,2
Bebidas alcohólicas *

-16,6
7,2
241,0
-3,7
0,3
18,3
15,3
-0,8
2,5
Cervezas

3,8
-1,9




10,2
1,5
18,4
Tabacos labrados

0,1
-7,9




7,1
16,3
1,0
Comisión, otros

-89,4
n.d.




400,0
n.d.
n.d.
Tenencia o uso de vehículos

16,5
11,1
-27,3
4,7
15,8
1,0
-0,6
2,1
-2,9
Automóviles nuevos

-12,8
-4,7
-55,3
-98,8
6746,3
127,1
32,0
-4,1
29,5
Al comercio exterior

-10,2
-7,4
-36,2
1,8
3,2
2,9
9,4
-14,6
25,2
Importación

-10,1
-7,5
-36,4
2,0
3,5
2,8
9,4
-14,6
25,2
Exportación

-26,1
17,0
16,8
-40,2
-99,2
100,0
0,0
n.d.
n.d.
Accesorios

53,8
-2,4
-3,3
13,0
3,1
-28,5
1,5
-14,2
-31,6
Otros

-17,8
-63,6
-94,0
1588,9
36,1
-53,7
-16,3
n.d.
n.d.











NO TRIBUTARIOS

-44,3
9,1
33,3
16,0
0,0
-37,7
-6,8
49,4
5,9











Derechos

-6,9
-17,6
43,4
24,4
-1,3
-30,9
-12,8
38,6
17,9
Hidrocarburos

-7,6
-17,5
51,5
25,9
-2,2
-37,1
-12,3
n.d.
n.d.
Otros

-2,4
-16,6
-13,6
5,2
10,4
50,3
-15,6
n.d.
n.d.
Productos

-72,7
177,9
86,6
-37,9
0,3
23,3
-43,7
10,4
-29,8
Aprovechamientos

-77,3
93,6
7,7
12,7
3,3
-63,0
38,3
87,2
-14,3
Contribución de mejoras

n.d.
n.d.
3500,0
-58,3
326,7
-43,7
0,0
-59,7
-6,9











Amabilia Terrazas Solís, asesora en política social, grupo parlamentario del PRD, Cámara de Diputados, LVIII Legislatura.
Fuente: Elaboración propia con base en SHCP, Cuenta de la Hacienda Pública Federal, varios años. Para 2000 y 2001 la Ley de Ingresos de la Federación correspondiente.
*Para 1995, 96 y 97 el IEPS se presenta agregado en bebidas alcohólicas, cervezas y tabacos labrados





Aportación de : Alejandro Flores Torres


Impuesto especial sobre producción y servicios (IEPS)
Se paga por la producción y venta o importación de gasolinas, alcoholes, cerveza y tabacos, entre otros bienes principalmente. Igual que el IVA es un impuesto indirecto, en virtud de que los contribuyentes del mismo no lo pagan directamente sino que lo trasladan o cobran a sus clientes (excepto en importación) y el contribuyente sólo lo reporta al SAT.
De acuerdo con la Ley del Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios las Personas físicas y morales que enajenen aquellos bienes que se destacan a continuación están obligadas al pago del IEPS:
- Bebidas con contenido alcohólico y cerveza
- Tabacos labrados
- Diesel
- Refrescos, bebidas hidratantes o rehidratantes
Este impuesto se estableció en el Estado de Puebla a partir de enero de 2008, derivado de la última reforma publicada en el Diario Oficial de la Federación el 21 de diciembre de 2007 a la Ley de Coordinación Fiscal.
Disposiciones Transitorias de la Ley del Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios.
La aplicación de las cuotas fue gradual y en un plazo de 18 meses, se aplicó de forma mensual al costo por litro de gasolinas y diesel, lo siguiente:
* Gasolina Magna .02 centavos por mes hasta llegar a 36 centavos por litro.
* Gasolina Premiun Uba 2.44 centavos por litro hasta llegar a 43.92 centavos por litro.
* Diesel 1.66 centavos por litro hasta llegar a 29.88 centavos por litro.
(Artículo sexto, fracción I, II y II de la Ley del Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios publicado en el DOF el 21/12/2007)
Fuente de información:
http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/78.pdf
http://www.sat.gob.mx/sitio_internet/asistencia_contribuyente/principiantes/comun/23_709.html
http://puebla.gob.mx/index.php?option=com_content&view=article&id=656:iepsdiesel-y-gasolina&catid=420:impuesto-especial-sobre-produccion&Itemid=563